El hermoso mar de Okinawa

En Okinawa el mar tiene mucho que ofrecer y es increíblemente hermoso, tan hermoso que una palabra local que significa “mar”, chura umi, incluye los matices de “hermoso y transparente”. Sería difícil imaginar la vida en Okinawa sin el mar. Si usted va a visitarla, quedará ciertamente cautivado por su belleza natural. 

La combinación de colores de los arrecifes coralinos y la inmensa diversidad de vida marina me asombran cada vez que voy a Okinawa. La primera vez yo era estudiante, y desde entonces vuelvo todos los años desde hace más de 30, atraído por el mar que rodea sus numerosas islas.

La prefectura de Okinawa, en el lejano sudoeste de Japón, es una cadena de islas formada por varios grupos, entre los cuales destacan los de Okinawa, Miyako y Yaeyama. La cadena de islas, llamada el archipiélago de Ryukyu, traza una línea entre el Océano Pacífico al este y el mar de la China Oriental al oeste. En el lado del Océano Pacífico, la corriente de Kuroshio fluye desde el sur, lo que crea unas condiciones climáticas templadas para muchas especies marinas y algunos de los mejores arrecifes de coral del mundo. Las islas de Kerama, también parte del archipiélago, son conocidas en todo el mundo por la belleza submarina de sus arrecifes.

Los grandes arrecifes de coral tan comunes en Okinawa no existen más al norte, desde luego, pero tampoco más al sur. Esto se debe a varias razones:

 

  • Las islas de Okinawa se encuentran a una cierta distancia de la masa continental de Asia, así que el entorno marino está libre de las cantidades enormes de légamo y organismos que los ríos del continente arrastran hacia el mar. El agua del mar es tan transparente que se pueden ver hasta 40 o 50 metros por debajo de la superficie. El sol brilla fuerte y profundamente en el agua, proporcionando las condiciones necesarias para los corales formadores de arrecifes.
  • El contenido de sal del mar es suficientemente alto para el crecimiento de los corales, ya que no hay grandes ríos que descarguen agua dulce.
  • La corriente de Kuroshio trae agua de los trópicos. El clima es subtropical, lo cual es inusual en latitudes relativamente septentrionales.

Estas condiciones proporcionan al mar de Okinawa una amplia variedad de corales y contribuyen a la formación de grandes arrecifes coralinos.

Como usted probablemente sabe, los corales y los arrecifes coralinos son diferentes. El mar del sudeste de Asia tiene corales, pero ningún arrecife coralino de mayor escala. Los corales son organismos vivos llamados cnidarios, que existen como criaturas solitarias o como miembros de colonias. Mientras que los arrecifes están formados por una masa de corales que los crean y otros organismos muertos y calcificados que tienen huesos y conchas, desde algas coralinas y foraminíferos hasta mariscos. Tras largos procesos de endurecimiento forman la topografía submarina que vemos en la actualidad.

Leer nota completa en: NIPPONIA

 

Sin Comentarios

Dejar un comentario